22 de noviembre de 2012

La Provenza en un cajón

Bien de tijeras, que no faltes...


Ayer me di una tarde de manualidades como hacía tiempo que no recordaba. Y disfruté como una enana, porque hay pocas cosas que me gusten tanto como hacer eso que ahora llaman craftt o DIY y que vienen a ser manualidades de toda la vida.

Recuerdo perfectamente la sensación de emoción, cuando era una cría, al empezar un "proyecto" nuevo. Cuando la profesora te enseñaba a hacer una cometa, o se me ocurría una idea buenísima que hacer en el taller de mi padre un sábado por la mañana, o cogía las tijeras de mi madre para improvisar un modelito nuevo para mi Barbie (recortando un trozo de mi propia falda - con lo que eso suponía después- :S). Es la misma sensación que tengo ahora cada vez que empiezo un vestido nuevo y me encanta.

Así que ayer disfruté como una enana, porque decidí que Très Provence no era sólo una colección, si no que era una sensación, algo para vivirlo y... empecé por algo sencillo: Bolsitas de lavanda para los cajones de la ropa. Pero no bolsitas cualquiera, no. Las que veis en la foto, hechas con tela de la colección.

Y como buen regalo, debían ir envueltas y con mensaje:


Y para acabar, no había probado lo del whasitape y cada vez que entro en Enfant Terrible y veo los de El tarro de ideas tengo que sujetarme para vencer la tentación y no llevarme todo. Excusa perfecta.

Y este es el resultado.


4 comentarios:

Maria J - Paqui dijo...

Qe chulo!!
Besos.

Gemeladas

rinconcreacion dijo...

Que bonito, me gustan mucho.

Besos

http://rinconcreacion.blogspot.com

tránsito inicial dijo...

No podían ser mas estilosos,genial con la tela escogida.

Kela dijo...

Como me gustan estas cosas!!!