26 de septiembre de 2012

El final del verano y la "rentrée"

No me he vuelto "ego-blogger", es que esto es como la carta de la directora de Ari Bradshaw, para empezar la rentrée
Volver de vacaciones y que al día siguiente te levantes y está lloviendo para mi es como el día en que recoges los adornos y te das cuenta de que la Navidad se ha terminado. Levantarte y decidir que tienes que calentar el desayuno no puede ser más traumático, hasta el momento en que recuerdo que me traje una cosita de París y el día de lluvia se convierte en una fiesta:

¡CHOCOLATE DE ANGELINA!


Lo ideal es tomártelo allí, pero si vais a Paris, además de la visita obligada al salón de té no olvidéis pasar por la tienda y comprar el preparado para hacerlo en casa. (Es más, para los que no podáis esperar creo que en breve lo podréis comprar desde aquí en su tienda online). Os recomiendo que si decidís pasar por allí lo hagáis entre semana y en un horario poco típico porque los fines de semana se montan unas colas insufribles. Y desde luego, con la de cafeterías preciosas que hay en París no merece la pena perder el tiempo haciendo cola ni en Angelina, ni en Ladurée, ni en ningún otro sitio similar.

Pero lo más trágico para mi del final del verano es tener que desprenderme de las sandalias, y más después de que acabo de encontrar en pinterest esta maravilla de Ancient Greek Sandals y estaba viendo como hacerme con ellas.

Si no conocéis esta marca, no dejéis de entrar en su web YA. El concepto no puede ser más sencillo a la vez que atractivo. Yo me quedo con este modelo.

Y si lo que queréis es haceros con unas alitas atemporales visitad mejor esta otra web. En verano os podéis hacer unas sandalias tan molonas como estas y en invierno... a saber. Como poco las podéis colocar en las pantuflas de casa para hacer la cena volando.


Pero a lo que iba, que estamos en la famosa rentrée, lo que vine a ser "la vuelta al cole". Ese momento en que todo el mundo se compra una agenda y hace un millón de planes de los que cumple la mitad, igual que en enero. Yo esta vez me he dejado de planes y de agendas, porque ya tenía la mía llena cuando me fui de vacaciones y al volver... ¡sorpresa! siguen ahí. Y he aprendido una cosa de la rentrée de verdad, la de los franceses (no porque la suya sea mejor, sino porque la palabra es suya y no sé por qué nos empeñamos en adoptarla):

Afrontar la vuelta con positividad y con energía. Dejar ese absurdo complejo de españolitos que todo lo hacemos mal y todo es mejor en otros países (si no te gusta, múdate, pero deja de dar la vara) y creer que lo nuestro es tan bueno como lo de los demás, porque LO ES.

Ale, a reinventarse y a trabajar.

8 comentarios:

rinconcreacion dijo...

Que guapa estas en la foto, que foto tan bonita.

Besos

http://rinconcreacion.blogspot.com

Maria J - Paqui dijo...

Que monada de sandalias!!
Besos.

Gemeladas

Cristina Piña dijo...

Rincóncreación: ¡Gracias! :)

María J. - Paqui: Lo son, ambas.

Besos!

Alonso dijo...

Que sandalias más chulas, parece que vuelas.

David dijo...

Yo quiero chocolate de Angelina.... que rico:)

¿Me vas a traer un poquito?

Audrey_Rocks dijo...

Vi las sandalias en el blog de La Condesa y casi me da un síncope. Son preciosas!! Es que no sé cúales me gustan más!!!
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en las últimas líneas.. España es un país acomplejado, y los que no estén a gusto, que se vayan!!

Un besazo!!

A designer inside dijo...

La verdad es que son preciosas. Se me escapan del presupuesto pero mirar es gratis, de momento...

Saludos

Soraya dijo...

Seguro que en las pantuflas de casa quedarían muy monas, pero aún así, me quedo con las sandalias, jaja.