25 de septiembre de 2011

Cibeles, cuarto día

Al contrario que el domingo, el lunes no fue uno de mis días preferidos, así que sólo os voy a reseñar tres desfiles.

Martin Lamothe

Me encanta la capacidad tridimensional que tiene para diseñar y desde que empezó a desfilar en Cibeles, espero con expectación cada una de sus propuestas.


Me gusta pasar antes por el vestuario porque sus colecciones siempre me sorprenden y merece mucho la pena verlas al detalle. En esta ocasión, la inspiración de Elena ha sido África –muy en la línea de lo que se ha visto en pasarelas como la de NY-. Pero además una visión muy colorista de África, a través de la mirada de Keith Haring. Para elaborarla utilizó sedas con estampados africanos, la mayoría en blanco y negro, con lo que nos quiere transmitir la controversia de lo positivo y negativo del continente africano.


El tricotado artesanal de los tapices africanos es otra de las técnicas que Elena convierte mágicamente en tops y vestidos. En colores como el verde o el rosa.

Y la tridimensionalidad de la colección en este caso viene de la mano de las aplicaciones de barro africano, que convierten faldas y vestidos en verdaderas obras de arte, unos cuajados de piezas de cerámica y otros salpicados.

En cuanto a las prendas, líneas sencillas que reflejan el espíritu de las prendas africanas: vestidos delantal, túnicas. Además de sus trajes de chaqueta que con ese estilo medio actual medio de los 90, me fascinan.

Por la tarde, Guillermina Baeza nos hizo soñar que estábamos en Positano, tierra de sirenas. La colección, como viene siendo habitual en la marca, es romántica y femenina.

Con cierto aire de los 50 y mucho espíritu de la Dolce Vita, vimos desfilar colores muy vivos y estampados. Palabra de honor, braguitas retro y bañadores, que definitivamente ha vuelto a escena.

Calzado y bolsos de Fosco

Dolores Cortés presentó una colección que me gustó más que otras veces. Inspirándose en la selva que pintó Henri Rousseau. Una puesta en escena cuidada, con una pasarela llena de una flora curiosa, como setas gigantes, para estar hablando de la selva.

Mucho crochet para unas piezas de baño muy sensuales, aunque creo que poco cómodas.

Estampados oníricos y predominio del rosa y el verde para una colección en la que la estrella es el bañador.


Me encantaron las trenzas descuidadas y llenas de hojas y flores que lucían las modelos.

2 comentarios:

Mua Carmen dijo...

Que chulas las fotos!

muacarmen.blogspot.com
www.muacarmen.com

Maria J - Paqui dijo...

Me gustaron mucho los diseños de Guillermina Baeza.
Besos.

Gemeladas