20 de febrero de 2011

Segunda jornada Cibeles Madrid Fashion Week

El día amanece muy lluvioso, menos mal que en el pabellón 14 no hace ni frió, ni calor ni es de día ni de noche… Afrontamos el sábado con ganas y cierto agotamiento después del primer día. El segundo día siempre parece que se presenta algo más pausado, aunque debemos tener en cuenta que es sábado y los fines de semana en Cibeles son “complicados”. Entre semana el público es más reducido y eso ayuda, pero los fines de semana… Ay…


La pasarela del sábado continúa con diseñadores consagrados. Los primeros de la mañana, Victorio & Lucchino, con una propuesta muy flamenca, en su línea. Volantes e inspiración torera a base de flecos y encajes.
Colores muy oscuros en general. Priman los berenjenas y el negro.
Hannibal Laguna, una vez más, viste de fiesta Cibeles con sus particulares divas. La primera parte del desfile ya la conocemos. Sigue en la línea de lo que ha presentado en las últimas colecciones de Cibeles, con su trilogía dedicada a la ciudad de Madrid. Continúa con sus habituales cortes y tejidos y los acompaña con zapatos imposibles que, sumados a las faldas tubo, hacen que llegar al final de la pasarela sea una tarea complicada para las modelos. Exceptuando a Godeliv, que yo creo que nació con tacones. Me parece impresionante que lleve lo que lleve, camine como si fuese con bailarinas.


Sin duda alguna, este es el desfile preferido de los fotógrafos, porque las fotos salen perfectas. Mientras en otros desfiles tienes que ir corriendo con el objetivo detrás de la modelo, este es casi una sesión de fotos con poses.

En mi opinión, la mejor pieza de la colección es este vestido, que además aporta alguna diferencia a lo que el diseñador nos tiene acostumbrados.

Llega la hora del desfile de Amaya Arzuaga y la pasarela bulle. No cabe un alfiler. Me deja admirada como se puede estirar el front row. Si es necesario, se colocan todos con un hombro fuera y otro dentro, como en este caso, pero todos en primera fila.

Con AA, su segunda línea, Amaya se ha mantenido fiel a su estilo, esta vez con una colección muy ponible y muy juvenil. Prendas cortas en tonos planos con pinceladas de colores como el fucsia o el verde.
Cuero y punto como tejidos estrella y volúmenes con un patronaje impecable y complicado.

La nota discordante, los vestidos de cola de punto y rayas, impresionantes.


¿Alguien dijo que en Cibeles no hay espectáculo? Eso es que nunca han estado en un desfile de Francis Montesinos. La imaginación de este hombre no tiene límites, tan pronto aparece Rafael Amargo bailando, como un coro rociero. En esta ocasión, los encargados de abrir el desfile fueron los niños del coro de la Escolanía del Recuerdo. A mi particularmente me dio un poco de miedo la puesta en escena, pero bueno.


Entre las modelos, muchas más españolas de las que suelen desfilar normalmente en la pasarela. Y entre ellos, imprescindible Jon Kortajarena y Nicolás Coronado, que se está convirtiendo en un habitual en los desfiles de Montesinos.

En el desfile, inspirado en el pintor Matt Lamb, hubo de todo, hasta un espectacular vestido de novia para terminar.

Y el último del día fue Roberto Torretta estuvo apoyado por muchos amigos en el front row, entre ellos Antonio Alcántara Imanol Arias (después de tantos años de Cuéntame, nunca podré dejar de llamarle Antonio)  acompañado de su novia.

Fotos: Ernesto Soánez
El diseñador nos trae una colección elegante de líneas y colores sobrios para el día y vestidos largos para la noche,  en la que me quedo sin duda con la peletería.

 La verdad es que hay poco que destacar en esta jornada, esperemos que mañana nos depare algo más interesante.

No hay comentarios: