25 de febrero de 2011

JUANJO OLIVA


El desfile comenzó a ritmo de la banda sonora de Los Pájaros, con una inquietante figura al principio de la pasarela. La propuesta, inspirada en las siluetas de los años 50, es todo un ejercicio de costura.



Las primera salidas nos muestran tweed en tonos coral de arriba a abajo. Minifaldas con tremendo volumen sobre faldas tubo por debajo de la rodilla, tan tubo que dificultaban el camino hasta el final de a pasarela a las modelos. Vestidos de cuello a la caja, boleros, capas y capelinas con volúmenes en la espalda, pantalones capri y toda una revisión al vestuario de la época.

Los colores, coral al principio, morado después y luego verde, cambian radicalmente cuando empiezan a aparecer una serie de conjuntos en blanco y negro.




Las lazadas son un elemento común en todas las salidas, ya sea en la ropa o en las sandalias. Por cierto, éstas muy a tener en cuenta. Están a medio camino entre sandalias y botas y han sido diseñadas en colaboración con Jeff Bargues.


Multitud de pliegues en cuellos, cintura y espalda acompañan a los diseños. Los volúmenes imposibles en la espalda son impresionantes.


Cuidado en los forros, que suelen contrastar con los colores del vestido.


El desfile culmina con una impresionante Marina Pérez con vestido amarillo de terciopelo forrado en azul turquesa que parece llevar un guardainfante debajo.

Fotos: Ernesto Soánez

4 comentarios:

Elena dijo...

Me quede con MUCHAS ganas de ver este desfile. Lo has contado genial!

Susana dijo...

El desfile no me emociono.Pero.... qué buen post!Enhorabuena!
Y esas sandalias son OMG!!!
Bsss

Maria J - Paqui dijo...

Una colección preciosa.
Besos.

Maite dijo...

Me encantó la colección!