30 de mayo de 2010

TRIA, tercera parte y parada estacional obligatoria


Recientemente he llevado a cabo mi cuarta jornada maratoniana de depilación con Tria. Tengo que decir que poco a poco le he ido cogiendo el truquillo y aunque no deja de resultarme desagradable cada pequeña descarga de láser, ya se me hace mucho más llevadero.

La verdad es que a todos aquellos que me habéis comentado algo sobre mi primer post de Tria (sobre todo en las Jornadas sobre Blogs de Moda, donde parecía que todo el mundo lo había leído), tengo que deciros que FUNCIONA. Aún es pronto para cantar victoria, pero a partir de la tercer o cuarta sesión ya he notado resultados tangibles. El pelo es mas escaso y más débil, así que la paciencia está mereciendo la pena.

En cuanto a los tiempos de carga, se trata de proponértelo: buscas un ratín y haces la primera sesión. Pones la máquina a cargar y mientras haces otras cosas. Cuando está cargada haces la siguiente sesión. Que se acaba, pues la pones a cargar y sigues haciendo cosas. Una mañana de sábado es perfecta, por eso aunque empecé un viernes, al final lo desplacé de día.

Respecto a la zona que he estado tratando con la otra máquina, quizá es demasiado pequeña para comparar del todo bien, pero también está haciendo algo de efecto.

Eso si, ahora que se va acercando el buen tiempo y no me puedo resistir a tomar los primeros rayos de sol en la terraza, me veo obligada a hacer una parda estacional obligatoria. Como no es compatible con el sol, pararé hasta octubre más o menos y entonces os seguiré contando.

¿Os animáis?

1 comentario:

Me lo pongo todo dijo...

Si,si en verano no se puede,así que ya nos contarás...
Besios