25 de febrero de 2010

ALMA AGUILAR

A primera hora de la mañana del lunes, la diseñadora madrileña nos adentra en las profundidades de un bosque invernal nevado. Las modelos empiezan a desfilar con enormes tocados en forma de cornamenta de arce y la luz es tenue... mmm... apetece una chimenea...

La colección, por supuesto mantiene el romanticismo habitual en la diseñadora, aunque en este caso combinado con pieles, cierto aire galactico y en tonos en su mayoría oscuros.

Blusas femeninas en gasa con mangas muy amplias acabadas en puños y cuello alto. Faldas con mucho vuelo. Encajes.


Cinturas altas y muy marcadas. Drapeados. Abrigos de doble botonadura.


Vestidos ultrafemeninos combinados con botas de piel y medias de encaje.
Estampados de flores, volantes y pieles.









No hay comentarios: