5 de octubre de 2008

Balenciaga (Paris Fashion Week)

Una vez más, Nicolas Ghesquière hace gala de su maestría en el patronaje creando prendas futuristas imposibles. La firmeza con la que mezcla tejidos, colores y cortes deriva en prendas limpias y estructuradas. Las líneas son tan radicales que parece que veamos dibujos en vez de diseños reales.

A la mezcla se le añade un ligero toque retro y el resultado de la mezcla es mucho más cálido, más "humano". Podríamos llamarlo "neosixtie".


Los tonos varían desde los pasteles más uniformes hasta un mix de colores vivos que dan aspecto de estampado creado con pailletes.


Las figura de la modelo se me antoja frágil, en parte por los cortes y en parte por lo monocromático del conjunto. Los pasteles se adueñan de su propia piel y les dan un aspecto poco terrenal.

Lo pronunciado de las hombreras con estrías y los cortes recuerda en cierto modo al desfile de la primavera pasada, aunque no por ello deja de ser innovador.
A tener en cuenta los complementos: zapatos imposibles y clutch.
Largos mini en faldas, vestidos y pantalones.

*¿Cómo llevarlo a la calle? Ideales cualquiera de los dos, sin la prenda que llevan debajo y acompañados del clutch, como look para una noche de fiesta de verano.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Vuelve el genio.